La tecnología de Minority Report ya es realidad gracias a Kinect

Tema en 'Informática y Tecnología' iniciado por Eliteguias, 10 Dic 2010.

  1. Eliteguias

    Eliteguias Administrator Miembro del equipo

    Registrado:
    13 Dic 2008
    Mensajes:
    9.274
    Me Gusta recibidos:
    389
    Género:
    Masculino
    Ubicación:
    Pueblo sin ley
    Desde que Microsoft anunció Kinect por primera vez en aquel mítico E3 del año pasado, muchos nos imaginamos todo un mundo de posibles aplicaciones para tan prometedor periférico. Ahora que Kinect es una realidad y ya ha sido hackeado, esas aplicaciones también se han convertido en reales gracias a las creaciones de varios genios a lo largo y ancho del planeta. Pero hay una que destaca, en mi opinión, por encima de las demás.

    ¿Os acordáis de la película Minority Report? Sí, ese interesante relato de Philip K. Dick que fue llevado a la gran pantalla por Steven Spielberg. Pues en aquella película se mostraba una interfaz para el sistema de detección de futuros crímenes que, valga la redundancia, parecía ciencia ficción, algo imposible de ver en la realidad. Hoy dicha interfaz ha dejado de ser una utopía gracias a un grupo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que han sido capaces de portar parte de su funcionalidad a Kinect.

    El sistema desarrollado por la gente del MIT ha sido posible gracias a los drivers de Kinect para Linux, y es capaz de detectar la posición y movimiento de todos los dedos y las palmas de las manos, para poder interactuar con la interfaz en pantalla. Como podéis ver en el video, y si os acordáis un poco de la película, los gestos para movernos por la interfaz son muy similares, lo cual lo hace aún más sorprendente. ¿Os imagináis que se pudiera navegar por el dashboard de Xbox 360 de la misma forma? Toma nota, Microsoft.

    Reconozco que siento debilidad por este tipo de noticias. Ver cómo la gente es capaz de exprimir la tecnología de formas que los fabricantes no habían pensado inicialmente es realmente asombroso. Ahora la pregunta es, ¿qué será lo siguiente? Hagan sus apuestas, señoras y señores.


    Fuente: Gizmologia