Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR  Facebook Twitter

Guía Call of Cthulhu: Shadow of the Comet

El laberinto de la cripta

 

 

Cuando regresé al pueblo ya era de noche. Encontré a Bishop frente a la farmacia, el cual me explicó que Baggs había encontrado el cadáver de Tobías y que el doctor opinaba que se trataba de un suicidio. Pedí a Bishop la llave del cementerio y con ella abrí la puerta que conducía al reino de los muertos. Encontré una barra y una cuerda entre las tumbas y me dirigí a la cripta, donde forcé la reja con la barra y até firmemente la cuerda.

 

Había llegado a un laberinto de catacumbas en cuyo extremo se encontraba el nicho de Jonas. El camino hasta la tumba fue largo y tortuoso, ya que no solamente tuve que evitar caer por agujeros (algunos de ellos ocultos en el centro de algunas salas) o ser alcanzado por seres tan desagradables como murciélagos, ratas o arañas, sino que en algunos lugares tuve que realizar diversas tareas para abrir rejas que de otro modo hubieran permanecido cerradas.

 

Tuve que colocar dos cráneos sobre sendos pedestales, intercambiar la posición de dos estatuas, hacer aparecer losas ocultas, acercarme peligrosamente a un agujero para abrir una puerta oculta, pisar una sóla vez cada una de las losas de un mosaico y, finalmente, dar tres vueltas alrededor de un altar.

 

El diabólico Jonas Hambleton dormía su sueño eterno en la última de las salas. Entre sus insultos y maldiciones recogí cuatro estatuas y retrocedí lo más rápidamente posible hasta el punto de partida perseguido por la criatura de pesadilla en la que se convirtió Jonas para intentar atraparme. A duras penas conseguí trepar de nuevo por la cuerda que conducía a la cripta donde sentí el contacto de una mano amiga. Se trataba del joven Walter y su madre, que vivían en la casita del cementerio ya que se encargaban de cuidarlo y habían oído extraños ruidos procedentes de la cripta.

 

La madre de Walter me condujo hasta su casa, no sin antes pedir al joven que me devolviera el trípode que se había llevado en su huida del bosque. Me habló de un dibujo que había hecho su marido John antes de morir en el que describía un signo que había visto en casa de los Hambleton y me ayudó a descubrir el nombre de las cuatro familias malditas: Arlington, Tyler, Coldstone y Hambleton. Las estatuas encontradas en la tumba de Jonas contenían cuatro sílabas cada una con las cuales formar diversos conjuros que podrían destruir a las familias. Encontré el dibujo de John Webster detrás de un cuadro de la pared y descubrí que se trataba de una estrella de cinco puntas.

 

Fuente: Juegomania.org