Eliteguias GUÍAS     TRUCOS     LOGROS / TROFEOS     FORO     BUSCAR

Anuncios

Guía Shadow of Rome

Capítulo 4: Restauración de la gloria

Batallas finales: Ronda 1, 2 y 3

 

 

Ronda 1

 

Tendrás que rescatar a tres mujeres que están en jaulas. Puedes liberarlas de dos formas, matando a los enemigos cercanos a las jaulas para coger la llave o puedes romper las jaulas con lo que quieras, aunque de esa forma las mujeres sufrirán daño. Cuando sueltes a una, los guardias irán a matarlas y no se pararán ante nada, ni si quiera ante ti, así que prepárate por que es una de las partes más difíciles del juego.

 

Por tu propio bien te recomiendo que salves a las mujeres de una en una, abre la jaula, llévala a donde empezaste y estará segura. Serán muy lentas, más que tu y que los enemigos. Por si eso fuera poco y para complicar más las cosas, si son golpeadas una vez o si tu te alejas demasiado, se quedarán paralizadas y tendrás que hablar con ellas pulsando Círculo.

 

Ronda 2

 

Habla con todo el mundo, elige tu arma y adéntrate en la batalla. Para esta batalla ten en cuenta las estatuas que tienen grandes armas y también la catapulta en la parte trasera de la Arena. Lo primero que tienes que hacer es acabar con los tigres lo antes posible, evitando que te rodeen y evitando también los ataques del elefante.

 

Cuando acabes con los tigres haz que cargue contra las estatuas para que puedas coger las armas. Aparecerán nuevos enemigos, esquívalos o mátalos a todos, pero más que nada te tendrás que centrar en atacar al elefante por los lados, sin olvidarte de usar la catapulta y los dos trozos de carne al lado de la catapulta por si te hacen falta.

 

Cuando más o menos le quede media barra de vida al elefante, vendrán dos tigres más y los cuervos seguirán dándote problemas. Evita a los pájaros, mata a los tigres como antes y sigue con el elefante, evitando sus cargas y siendo acorralado por él. La rapidez es la clave. Cuando termines salva el juego.

 

Ronda 3

 

Es una batalla de eliminación y tendrás que matar a todos los enemigos de las cuatro zonas. Las podrás hacer en el orden que quieras. Después de hablar con todo el mundo y escoger tu arma, entra.

 

Esquiva a los enemigos y vete hacia la presa, cuando el público te tire un arma, probablemente el enemigo la cogerá antes que tu. Intenta llevar a los enemigos hacia debajo de la presa intentando sufrir el menor daño posible y esmágalos a todos los que puedas. Con los que queden acaba con ellos como normalmente lo harías. Ahora prepárate por que vendrá un arquero desde tu punto de entrada y otro más por delante con un hombre grande. Usa la presa en el hombre grande mientras esquivas las flechas y después acaba con los arqueros de la forma que quieras.

 

En la siguiente zona hay varias cuchillas, pues úsalas mientras esquivas las flechas y mata a tus enemigos. Pero ten en cuenta que puedes destruir las cuchillas. Acaba con el arquero y prepárate para que entren dos hombres más. Acaba con ellos ayudándote también de las cuchillas. Cuando acabes con ellos vendrá un hombre grande y al matarlo ya podrás ir por la pequeña puerta en la parte trasera para continuar.

 

Esta es una habitación pequeña y está cubierta de arbustos como si fuera un bosque y llena también de arqueras. Ve a por ellas teniendo cuidado de las flechas de fuego. Prepárate también para más arqueros y hombres de armas pesadas. Busca en los arbustos para más armas y busca la carne usando el mapa si tienes tiempo. Está escondida también en los arbustos y los enemigos la usarán toda si pueden. Cuando acabes con el último enemigo, encuentre el puente y ve a la cuarta y última zona.

 

En esta zona, que es la más pequeña de las cuatro, la clave está en usar armas largas. Mata a todo el mundo y no dejes que te rodeen por nada del mundo, por que estarás acabado. Mientras coges armas del público y vas matando a los enemigos, un pequeño y ardiente círculo en el centro de la zona aparecerá. Úsalo para lanzar allí a los enemigos y acabar así más fácilmente con ellos, pero ten cuidado por que también te podrá dañar a ti.