Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR

Guía The Elder Scrolls IV Oblivion

Misiones principales

La gran puerta

 

 

Al completar la misión anterior, Defensa de bruma, el nombre cambiará a “Gran Puerta” en este punto una vez que hayas ido por ella. Estás temporalmente fuera del agua, pero aún  hay una gran arma Daedra moviéndose hacia la puerta, y si esa arma llega a la puerta, será game over, así que tendrás que moverte muy rápido.

 

Habrá dos enemigos delante de ti cuando entres y puertas a los lados izquierdo y derecho. Mata a los enemigos o pasa completamente de ellos y entra por la puerta de la izquierda. Asegúrate de usar el guardado y la carga rápida de partida por si hicieras algo que te hiciese perder tiempo inútilmente. Pulsa la palanca de la pared que activa el elevador en la mitad y rápidamente salta a él.

 

Cuando el elevador se pare, sal de él y empieza a subir por el camino inclinado. Cuando llegues a la cima ve por la puerta que lleva al norte cruzando un puente en el Plano de Oblivion. En la siguiente torre en lugar de ir para arriba, lo que tienes que hacer es bajar por la cuesta y buscar una puerta en la pared del Norte que lleva afuera. Poco después llegarás a un punto en el que el puente está roto y hay un gran hueco. Necesitarás tener bien desarrollada las habilidades para poder saltar hasta el otro lado (con 30 ya deberías poder hacerlo sin problemas).

 

Pero tranquilo, si no puedes hacer el salto, hay otra manera de continuar. Déjate caer para la parte de abajo y empieza a ir al Noroeste (más al Oeste que al norte). Eventualmente deberías llegar a un punto, pasada una vid colgante en donde hay algunas rocas en frente de ti. Salta a la cima de esas rocas y desde allí salta a las piedras más grandes al Norte de ti, entonces sube esa colina. Ahora que estás aquí arriba deberías poder ir de vuelta al Este hacia el puente y estar en el otro lado del agujero. Ahora, asumiendo que estés en el otro lado del puente (al norte del agujero), continua hacia el Norte y date la vuelta. Encontrarás otro puente similar que va al Este y al Oeste. Al Este hay una gran puerta que no puedes abrir y al Oeste hay otra torre. Pues ve al Oeste y entra en la torre.

 

Sube hasta arriba de todo y en la cima tendrás que luchar contra un enemigo Dremora. Después de eso busca un interruptor de puerta y actívalo. Esta es la puerta que estaba cerrada cuando intentaste ir al Este por el puente. Baja deprisa por la cuesta y sal de la cueva por la puerta por la que viniste. Las puertas se deberían abrir delante de ti cuando salgas, así que continua moviéndote al Este. Poco después necesitarás girar a la izquierda y entrar a la Torre Portal hacia el Rompemundos. Desde aquí es bastante similar a lo que hiciste antes. Gira a la derecha y pasa por la primera puerta hasta el segundo piso. Abre la puerta del Sur del hall de la ciudadela y continua avanzando.

 

Esta habitación no tiene más que un par de caminos llevándote más hacia arriba a la cima. Si te queda tiempo suficiente y quieres parar para matar un par de enemigos que te persiguen, ningún problema. Tendrás que romper las cerradura en un par de puertas cerradas. Desde aquí es prácticamente igual que cualquier otra torre de Oblivion. En la cima encontrarás una Gran Piedra de Sigilo. Coge la piedra y de repente serás tele-transportado afuera.

 

Elimina a cualquier enemigo que quede después de que la puerta se cierre y entonces localiza a Martin Septim. Te dirá que está muy agradecido por todo lo que hiciste pero que no es hora de relajarse todavía. Martin está listo para abrir el portal y te dará los medios para recuperar el Amuleto de Mankar Camoran, tendrás que asegurarte de coger todo lo que necesitas. Abre el menú de espera y espera una hora, todo debería normalizarse en ese punto. Tu siguiente destino es el Templo Soberano de las Nubes.

 

Recuerda que no podrás regresar hasta que tu misión esté completa, así que asegúrate de que tienes todo lo que necesitas antes de entrar. Habla con Martin y dile que abra el portal. Ya no hay vuelta atrás.