Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR  Facebook Twitter

Guía Call of Cthulhu: Shadow of the Comet

La cruz del bosque

 

 

Al pasar por la plaza del pueblo ví a un grupo de gitanos cantando y bailando. Un oficial de policía, que dijo llamarse Baggs, obligó a los gitanos a marcharse, y de nada sirvieron mis quejas para convencerle de que estaba cometiendo una injusticia. Antes de marcharse, una hermosa gitana agradeció que hubiera intercedido por ellos.

 

Debía localizar la posición exacta del claro del bosque donde se encontraba la cruz, y para ello regresé a mi habitación. Saqué del baúl dos objetos que fueron propiedad de Boleskine (un dibujo y un mapa) y encontré un trozo de algodón y una botella de alcohol en el cajón de la cómoda. Empapé el algodón con el alcohol, coloqué el dibujo sobre la mesa y froté el dibujo con el algodón haciendo aparecer un mensaje que sin duda alguna era la continuación del mensaje del rifle. Recogí el dibujo, coloqué el mapa sobre la mesa y señalé con una cruz el lugar en el que se encontraba la constelación "Searcher".

 

Ahora que ya tenía el mapa marcado necesitaba encontrar a alguien que accediera a acompañarme al bosque, y probablemente la taberna sería el lugar perfecto para encontrar al hombre adecuado. Precisamente estaba conversando con el tabernero y una persona apoyada en la barra cuando apareció un tal Nathan Tyler que se ofreció a charlar conmigo sobre el asunto. Le estaba diciendo que sus precios eran abusivos y que pensaría su oferta cuando una piedra rompió súbitamente uno de los cristales de la taberna.

 

Todos salimos fuera y allí descubrimos a Benjamin y Obed, los dos jóvenes Hambleton, enfrascados en una terrible pelea con un muchacho llamado Walter Webster. Utilicé un palo que encontré frente a la taberna para ahuyentar a los dos matones y acompañé a Webster a la farmacia para que Matthews, el farmacéutico, cuidara sus heridas. Después de una breve conversación con Mary, la hija de Matthews, Webster se ofreció para acompañarme al bosque y el farmacéutico me dijo que podía utilizar su laboratorio para revelar mis fotografías.

 

Regresé a mi habitación para sacar del baúl todo el material que necesitaba, exactamente mi cámara fotográfica, un trípode, una lámpara de petróleo y una linterna. Al salir de nuevo de la casa ya era de noche y me dirigí al ayuntamiento, el lugar de la cita con Webster. El joven se ofreció a cargar con el trípode y me condujo a través del bosque hasta un pasaje que conducía directamente al claro donde se encontraba la cruz, pero un movimiento entre los arbustos le asustó y le hizo huir llevándose consigo el trípode.

 

No podía hacer fotografías sin el trípode, de manera que busqué un remedio casero para sustituirlo. Para ello recogí tres ramas y una enredadera que encontré en diversos puntos de la espesura y, una vez junto a la famosa cruz, utilicé dichos elementos para construir un soporte donde colocar la cámara fotográfica. Abrí el paquete de placas fotosensibles y, una a una, impresioné las tres placas.

 

Ya tenía las fotos que necesitaba, pero antes de abandonar el lugar decidí explorar el bosque situado a mi derecha. Encontré un camino entre los arbustos y avancé hasta un lugar donde estaba teniendo lugar una extraña ceremonia. Después de ocultarme lo más rápidamente posible detrás del árbol de mi derecha, observé un círculo de piedras y en él un grupo de personas del pueblo en torno a un hechicero indio que recitaba extraños conjuros contenidos en un pergamino.

 

Repentinamente, una corneja surgió del fondo del bosque, arrebató al hechicero el pergamino que estaba leyendo y lo dejó caer a mis pies. Al agacharme para cogerlo fui descubierto por el hechicero y abandoné mi escondite, pero el indio, que dijo llamarse Narackamous, se materializó a mi lado y me lanzó una terrible amenaza de muerte. Abandoné el lugar aterrorizado y corrí hacia el pueblo lo más rápido que pude.

 

Fuente: Juegomania.org