Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    BUSCAR

Guía Age of Empires IV

Campaña

 

 

Hay 4 campañas disponibles en Age of Empires IV, aunque inicialmente tendrás que jugar las dos primeras misiones de los Normandos para desbloquear las otras 3 campañas. A continuación en Eliteguias te indicamos todas las misiones de cada una de las campañas.

 

Los Normandos

 

La batalla de Hastings

 

Guillermo de Normandía comenzó su conquista de Inglaterra. Pero para acabar con el reinado anglosajón, primero tenía que matar a su rey.

 

Norte hacia York

 

El ejército del rey Guillermo emprendió una marcha incierta hacia York, con la fuerte resistencia de aquellos opuestos al gobierno normando.

 

La caída de Bayeux

 

El rey Enrique I se lanzó contra Bayeux con toda la fuerza de su ejército y con el propósito de tomar aquello que consideraba suyo.

 

La batalla de Tinchebray

 

La puja del rey Enrique por Normandía dependía de capturar a su hermano. No obstante, el castillo de Tinchebray protegía al duque Roberto. Enrique tuvo que tomar todas las medidas necesarias para atraerlo.

 

La batalla de Brémule

 

Un encuentro fortuito en las tierras de cultivo de Normandía provocú una lucha abierta entre el rey Enrique I y el ilustre rey Luis VI de Francia.

 

Primera batalla de Lincoln

 

El castillo de Lincoln estaba sitiado. En el interior, las fuerzas leales a la emperatriz Matilda aguardaban la ayuda de su medio hermano, Roberto de Gloucester. Para romper el asedio, Roberto tenía que capturar al rey.

 

El asedio de Wallingford

 

La lucha por la corona de Matilda y Esteban dependería de lo que ocurriera en Wallingford. Si el ejército de Matilda lograba hacerse con el castillo, podría reivindicar su derecho al trono.

 

El asedio de Dover

 

El rey Juan había enfadado a los nobles ingleses. En plena revuelta, invitaron a los franceses a invadir y aprovecharse de su debilidad Sin embargo, una fortificación clave se interponía en su camino: el castillo de Dover.

 

El asedio de Rochester

 

El castillo de Rochester había caído en manos rebeldes. El rey Juan tenía que asediar a sus propios barones.

 

Segunda batalla de Lincoln

 

Los nobles rebeldes y sus aliados franceses asediaron el castillo de Lincoln. Guillermo el Mariscal, caballero del rey, recibió la misión de retomar la ciudad por la fuerza.

 

La Guerra de los Cien Años

 

El Combate de los Treinta

 

El capitán francés, Jean de beaumanoir, alistaría a treinta grandes combatientes para defender el derecho de Francia sobre Bretaña. En el lado opuesto, los campeones más temibles de Inglaterra representaban a su rey. Los dos bandos se enfrentarían en un terreno de combate caballeresco.

 

El asedio de París

 

Los ingleses venían a París. Mientras los parisinos se refugiaban tras los muros de la capital, el ejército francés se preparaba para defender la ciudad. Entre la victoria y la derrota solo se interponían su determinación y unos pocos metros de piedra.

 

Francia en caos

 

Al ocupar el trono en 1364, el delfín se convirtió en el rey Carlos V de Francia. La primera prueba de su poder sería controlar un reino en desorden enfrentándose a las amenazas de campesinos, mercenarios e invasores.

 

La batalla de Pontvallain

 

Los conflictos internos habían dividido al ejército inglés en facciones rivales. Mientras estos grupos disprsos se dirigían hacia Pontvallain, el ejército francés se preparaba para acabar con ellos.

 

Asedio de Orleans

 

Juana de Arco llevó al ejército francés a la ciudad sitiada de Orleáns. Encontró los muros cercados y a la gente desesperada. Firme en su fe, convocó a los franceses para defenderse, y demostró que su declaración de vocación divina no dejaba lugar a dudas.

 

La batalla de Patay

 

Perseguidos desde el valle del Loira por la incesante persecución de Juana de Arco, los restos de las fuerzas de Inglaterra huyeron hacia la seguridad del norte. En Patay, el ejército francés se aseguraría de que nunca llegaran.

 

Recuperar Normandía

 

El advenimiento de las armas de pólvora había iniciado una nueva época para la guerra. Mientras que el ejército de Inglaterra aún dependía del arco largo, los franceses contaban con una oportunidad única para dominarlos.

 

La batalla de Formigny

 

En los últimos estertores de la Guerra de los Cien Años, Inglaterra se aferró a sus territorios en el norte de Francia y envió un vsato ejército para defenderlos. En Formigny, se encontraría con la impetuosa fuerza de Francia.

 

El Imperio Mongol

 

La batalla del río Kalka

 

El general Subotai, el gran estratega mongol, atrajo al ejército de la Rus a un campo de batalla cuidadosamente elegido por él: las orillas del río Kalka.

 

La Gran Muralla

 

La apuesta de Gengis Kan por expandir su imperio lo había llevado hasta la Gran Muralla China. Pero en su camino se interponía la poderosa fortaleza de Jin en Zhangjiakou.

 

La batalla de Zhongdu

 

Zhongdu era un brillante núcleo de comercio, medicina y tecnología. Para tomar la gran ciudad por sí mismo, Gengis Kan emplearía una estrategia lenta pero fiable: la inanición.

 

El asedio de Kiev

 

Molesto por el desafío de Kiev, Mongke Kan sabía que debía dar ejemplo con la orgullosa ciudad. Europa se enteraría del error de Kiev, pagado con sangre y cenizas.

 

La batlla de Liegnitz

 

Liderados por Baidar, nieto de Gengis Kan, los mongoles ejecutaron el primero de sus ataques dobles en Europa central. El ejército polaco se apresuró a hacerles frente, por lo que llegó al campo en grupos dispersos.

 

La batalla de Mohi

 

Tras atraer al ejército húngaro a una zona de batalla especialmente elegida, Batú Kan y el general Subutai prepararon a sus guerreros para un nuevo enfrentamiento táctico.

 

La fortaleza Song

 

Ansioso por convertirse en emperador de China, Kublai Kan envió a su ejército para apoderarse de las ciudades más ricas de la dinastía Song. Asentadas a ambas orillas del río Han, las fortalezas gemelas de Xiangyang y Fancheng se preparaban para un asalto directo.

 

Bloqueo de Lumen Shan

 

Kublai Kan contó con la experiencia del desertor chino, el general Liu Zheng. Los mongoles emplearían sus conocimientos para socavar la fuerza de las ciudades gemelas.

 

La caída de Xiangyang

 

Ismail, ingeniero de asedio de Kublai Kan, trajo consigo un nuevo y devastador trebuchet. Con esta potente arma, atacaría la fortaleza con una fuerza inigualable.

 

El Ascenso de Moscú

 

Reconstrucción de Moscú

 

Los saqueadores mongoles redujeron a cenizas la ciudad de Moscú. Mas los resistentes moscovitas estaban decididos a reconstruir su hogar y, esta vez, más fuerte que antes.

 

Tributo

 

A medida que el territorio de Moscú crecía, debía más y más tributo a la Horda dorada. El príncipe Dmitri necesitaría un flujo constante de impuestos de sus aliados para satisfacer al kan.

 

La batalla de Kulikovo

 

El príncipe y sus aliados se prepararon para superar un desafío histórico: los rus llevarían la lucha al ejército mongol. Victoria o muerte.

 

Resiste contra la Horda

 

Dmitri Donskói había enfadado a la Horda dorada. Sediento de venganza, el kan Tokhtamysh descendió sobre la capital. Moscú pagaría caro su desacato.

 

La caída de la República de Novgorod

 

Iván III aspiraba a unificar todos los territorios de la Rus bajo el control de Moscú. Pero la república independiente de Novgorod no cedería sin una batalla.

 

Gran enfrentamiento en el río Ugrá

 

Conforme el ejército mongol avanzava una vez más para castigar a Moscú, Iván III se posicionó para defenderse del poder debilitante de la Horda. Mantendría la línea en el río Ugrá.

 

Moscú contra Lituania

 

Basilio III, sucesor de Iván III, retomó la lucha de su padre al reclamar y unir las tierras de la Rus. Su siguiente objetivo era la ciudad lituana fortificada de Smolensk.

 

El asedio de Kazán

 

Ls ambiciones de Iván IV iban mucho más allá de las fronteras de Moscovia. Condujo la máquina de guerra rus al este de su dominio y puso al kanato tártaro de Kazán en su punto de mira.