Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR

Guía The Elder Scrolls IV Oblivion

Misiones principales

La puerta de Bruma

 

 

Habla con Jauffre para enterarte de que el problema ahora es que las puertas de Oblivion han sido abiertas, por lo visto para atacar la ciudad de Bruma. El quiere que vayas  a la ciudad de Bruma y soluciones el problema. Viaja hacia la puerta Este de Bruma y busca a un guardia llamado Burd (se debería acercar automáticamente a ti). Cuando estés listo para continuar díselo y ellos te seguirán hacia la puerta. Esta vez es diferente de la primera por la que habías entrado, pero no es generada aleatoriamente así que puedes seguir estas direcciones para llegar a la ciudadela sin demasiados problemas.

 

La forma general de esta zona es como una media luna y perderás la mayor parte del tiempo al principio siguiendo el camino que gira alrededor a la izquierda. Con la ayuda de los guardias de Bruma debes eliminar a los enemigos que vayan apareciendo mientras avanzas por el camino. Cuando llegues a un punto en el que hayas recorrido la gran curva, deberías encontrarte en una pequeña zona con dos fuentes de esencia mágica y una fuente de sangre. Esto significa que has ido por el camino correcto. Localiza las dos vainas carnosas en la zona y coge los objetos que desees de ellas.

 

Abre tu mapa, pero no el mapa del mundo, sino el mapa más pequeño y detallado que muestra la zona en Oblivion. Al Este podrás ver un montón de rocas y chatarra amontonada, y un poco más al Este hay una entrada que lleva al Sur, y es ese el camino que tiene que coger. Poco después deberías ser capaz de localizar la gran torre en la que tienes que entrar. Una cosa con la que tienes que tener cuidado son los pilares con dispositivos en la cima de ellos que te lanzan bolas de fuego. Cuando veas una de esas cúbrete en donde puedas y rápidamente continua hacia la entrada de la torre.

 

Vete por una de las puertas que lleva al siguiente piso después de que tu y los guardias hayáis eliminado a todos los enemigos. Busca otra puerta que te lleva a un lugar llamado “pincho de la furia”. No hay nada de interés aquí excepto una fuente y una vaina de objetos, así que regresa y vete por la puerta del hall de la ciudadela. Sigue moviéndote rápidamente hacia arriba en el siguiente pasillo mientras una especie de gran hoz de la muerte va a caer desde el tejado. Después de matar a cualquier enemigo que veas aquí hay otro camino, una vez más llevando hacia arriba. Cuando llegues a una zona con un color rojo oscuro, inspecciona las vainas primero y después ve por cualquier lado. Ambas puertas llevan a la misma habitación y una rampa al siguiente piso.

 

Ve por cualquier camino en esta habitación y sigue yendo arriba y arriba. Seguro que ya has pillado la idea, por que realmente todo lo que tienes que hacer en toda la torre es ir arriba y arriba. A pesar de todo, cuando llegues a la cima, vete por la puerta hacia otro pincho de la furia. Hay dos puertas y ambas están cerradas. Usa una ganzúa para abrir cualquiera de ellas y sigue hacia adelante. Desde aquí es un camino bastante lineal hacia la cima en donde encontrarás el símbolo. Cógelo y cierra la puerta de Oblivion. Después de hablar con el capitán de los guardias, viaja de vuelta una vez más al Templo Soberano de las Nubes y cuenta lo sucedido a Jauffre. Ahora vete otra vez dentro y habla con Martin sobre la misión Sangre de los divinos.