Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR

Guía The Legend of Zelda: Skyward Sword

Bosque de Farone

El Cántico de la Diosa y El Durmiente

 

 

Altárea

 

Tras lo del Templo del Tiempo y la Lira de la Diosa, antes de nada, deberás pasarte por el Bazar para reparar tu escudo, comprar pociones y cualquier otra cosa que necesites. Cuando estés listo, dirígete hacia el Bosque de Farone.

 

Bosque de Farone

 

Malton

 

En lugar de aterrizar normalmente con tu paracaídas, lo harás estrepitósamente por culpa de Malton. Tras esto, habla con Marcogoro ahí mismo y finalmente dirígete al Templo del Presidio.

 

Templo del Presidio

 

Bosque de Farone Bosque de Farone

 

Para entrar en el Templo del Presidio, sube por la enredadera y pasa por la puerta que está tras bajar unas pequeñas escaleras.

 

Templo del Presidio Templo del Presidio

 

Una vez dentro, verás a Malton hablando con la anciana del fondo y cuando éste se vaya, deberás hablar tu mismo con la anciana.

 

Cántico de la Diosa Cántico de la Diosa

 

Saca la Lira de la Diosa pulsando Arriba, mantén presionado A y mueve el mando de la Wii al mismo ritmo que el pelo de la anciana. Después de eso, tendrás que hacer lo mismo pero esta vez fijándote en el círculo de luz mientras se aleja y acerca.

 

Cántico de la Diosa

 

Al haber completado correctamente la lección, habrás conseguido el “Cántico de la Diosa”.

 

El Durmiente

 

Sal al exterior y baja por la rampa en espiral o tírate utilizando el paracaídas. Al llegar abajo, te encontrarás con El Durmiente.

 

El Durmiente El Durmiente

 

El objetivo principal será impedir que el monstruo llegue hasta arriba y para ello tendrás que hacer lo siguiente.

 

El Durmiente

 

Tendrás que destruirle los dedos de ambas patas. Empieza por el de la parte trasera, ya que al destruirlo, el monstruo irá algo más lento; para ello utiliza cualquier tipo de ataque con la espada. Respecto a los dedos de la parte delantera, lo ideal será utilizar el ataque giratorio para dañar a todos a la vez. Ten cuidado cuando de un pisotón para que no te dañe.

 

El Durmiente El Durmiente

 

Tras haberle destrozado los 8 dedos (4 en cada pata), el monstruo quedará tumbado, momento en el que tendrás que aprovechar para acercarte al pilar que tiene clavado en su cabeza para clavárselo aún más. Para ello, fija tu objetivo en el pilar y golpealo con la espada de abajo a arriba.

 

Pero no habrá acabado aquí la cosa, por que tendrás que repetir este proceso 2 veces más, teniendo en cuenta que ahora el bicho se acelerará momentáneamente y tendrás que utilizar si o si los chorros de vapor para alcanzarle. Y recuerda que no debes dejar que llegue hasta la cima.

 

NOTA:

Como método alternativo, olvídate de los dedos y utiliza desde un principio los chorros de vapor para aterrizar en su cabeza. Entonces deberás golpear el pilar, pero esta vez de arriba a abajo.

 

Sello Sello

 

Tras derrotarlo, acércate al sello (el pilar) y golpealo con tu espada, pero cuando ésta esté cargada con el Rayo Celestial... y no de cualquier forma, sino dándole los tajos de manera que formen el triángulo que se muestra en la imagen de arriba.

 

Tras unas cuantas escenas, sal del Templo del Presidio por la puerta lateral y habla de nuevo con Marcogoro sobre los muros divinos y las piedras chismosas.

 

En cualquier caso, tu siguiente destino será Altárea.