Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    BUSCAR

Guía The Evil Within

Capítulo 12: Una vuelta

 

 

Una vuelta Una vuelta

 

Tras la escena inicial nada más comenzar el capítulo estaréis dentro del autobús y tendrás que acabar con esa hermosa y gigantesca criatura que os persigue por las calles. La mejor arma que puedes utilizar aquí es la Magnum para asestarle tantos tiros seguidos como puedas a la cabeza, pero mientras prestas atención también al suelo, por que mandará por ti a unas pequeñas larvas (avanzan despacio pero avanzan). Cuando el autobús se pare no te relajes por que tendréis que enfrentaros a varios enemigos normales que vendrán en oleadas por la parte de arriba (solo por la derecha y de frente, nunca por la izquierda), algunos de ellos equipados con armas de fuego los cuales deberían ser tu prioridad, aunque los que no las tengan si caen para abajo intentarán subir al autobús. Los barriles inflamables déjalos para los últimos grupos que serán los más numerosos, no los desperdicies al principio.

 

NOTA:

Tampoco te relajes cuando hayas acabado con todos, por que el bicho de antes estará listo para un segundo asalto.

 

Una vuelta

 

Después de las escenas, cuando os paréis de nuevo, tendrás que ir por la calle avanzando entre numerosos coches, enemigos y también trampas. En cualquier caso, cuando llegues a la ambulancia tienes que recoger el objeto clave “Vendaje hemostático”, así como también el Fragmento del mapa 24 y una jeringuilla.

 

Una vuelta Una vuelta

 

Cuando te dirijas hacia el autobús con el vendaje verás como llega un enemigo en un vehículo armado con una metralleta fija, así que tendrás que ir cubriéndote de vehículo en vehículo, aunque mejor en las barreras de hormigón y corriendo solo cuando el enemigo para (momentaneamente) de disparar. Cuando estés lo suficientemente cerca de el en un lateral dispárale y súbete rápido al vehículo para ponerte tú a los mandos del arma. Ahora tendrás que utilizarla para acabar con las oleadas de enemigos que irán a por ti, lo cual resultará extremadamente sencillo. En cierto momento tus compañeros te avisarán, así que suelta la metralleta con la intención de ir al autobús y... de nuevo tendrás que volver a subirte para encargarte de un nuevo grupo.

 

Una vuelta

 

Ya no habrá más, así que puedes ir tranquilamente al autobús, momento en el que tendrás que conducirlo tú mismo durante un rato. A pesar de lo rudimentario de los controles, es muy sencillo, simplemente atropella (o no) a todo bicho viviente y evita chocar contra los vehículos de la carretera.

 

Al llegar al final verás una escena con la que completas este capítulo y comienzas el décimo tercero, Víctimas.