Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    BUSCAR

Guía Xenoblade Chronicles X

Misiones secundarias

Conmoción emocional

 

 

-Cliente: Chiorlitus

-Ubicación: Distrito comercial

-Requisito: Capítulo 7 completado.

-Resumen: Has accedido a ayudar a Chiorlitus en su investigación de las emociones humanas.

 

Chiorlitus Chiorlitus

 

Para comenzar esta misión habla con Chiorlitus por la zona de las cafeterías del Distrito comercial, en el punto indicado en las imágenes de arriba.

 

Pótamo pendenciero

 

Lo primero que tienes que hacer es hablar con Christopher, el cual está ahí mismo junto a Chiorlitus. Este te pedirá que derrotes a un Pótamo pendenciero (nivel 30) en el Alto de las guadañas, Primordia, así que hazlo y en cuanto termines con él regresa junto a Christopher para informarle.

 

Chiorlitus

 

Ahora habla con Chiorlitus, pero en West Melville Street, al Suroeste de las cafeterías, y te pedirá que encuentres el “reloj de Bobby”, que es el objeto rojo que verás en la Colonia del diablo en Oblivia.

 

reloj de Bobby reloj de Bobby

 

El problema es que si vas directamente al punto indicado no encontrarás nada por la superficie. Primero tiene que entrar en una cueva cuya entada está en donde te indicamos en Eliteguias con la imagen de arriba a la derecha. Una vez dentro, el reloj de Bobby lo encontrarás al fondo del todo. Cuando lo tengas ve a entregárselo a Pauline, la chica con la que está hablando Chiopitus.

 

Dana

 

Habla una vez más con Chiorlitus (de vuelta a la zona de las cafeterías) y ahora tendrá que conseguir 2 “antenas rojas de thallus” derrotando a los thallus pálidos y 2 “trozos de elemento” derrotando a los oc-serv en Sylvalum (Oc-serv telurio y Oc-serv bismuto por ejemplo). Cuando los tengas, tendrás que entregarle uno de los dos objetos a Dana, que está ahí mismo en las cafeterías. Debería dar igual cual de los dos sea, ya completarás igualmente la misión.

 

RECOMPENSA

 

280 XP

17.000 créditos

Perritos calientes = feliz

 

Resultado

 

El amor de Dana sigue sin ser correspondido. Esperemos que, al menos, Chiorlitus haya entendido lo complicado que es el amor humano.