Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR

Guía Kingdom Hearts III

Historia

Necrópolis de llaves espada

 

 

Los trece buscadores de oscuridad y los siete custodios de la luz se encontraron en la Necrópolis de llaves espada y la Guerra de las Llaves espada comenzó de nuevo.

 

Sora y los demás derrotaron a batallones de sincorazón, incorpóreos y nescientes ignorantes del verdadero peligro que acechaba. Terra-Xehanort apareció y, de un solo golpe, abatió a Ventus y a Axel. Donald invocó todos u poder mágico para golpear al enemigo pero tamaño esfuerzo consumió toda su energía y se desmayó.

 

Después, una Ola infernal venida del Reino de la oscuridad consumió a todos nuestros amigos. Nuestra luz había expirado antes de poder siquiera destellar. Abrumado, Sora rompió a llorar. “Solo no valgo nada. Hemos perdido.”

 

Justo cuando la sombra nos alcanzaba, Riku le recordó a su amigo que sabía que él no creía eso de verdad.

 

Sora despertó en un mundo en el que solo había cielo y mar. Había visto este lugar en sueños pero esto no era uno de ellos.

 

Conoció a una extraña criatura llamada Chirithy, quien le explicó que estaba en El Mundo final. Aunque el corazón de Sora había evitado ser destruido por completo, su apariencia había quedado fragmentada, por lo que se lanzó a la búsqueda de sus partes para recomponerse.

 

Una vez completo, deseó con todo su corazón salvar a sus amigos y retornó al ejército oscuro que le había consumido.

 

En ese momento, me di cuenta de que yo también seguía allí. Animé a Sora a explorar los mundos que habíamos visitado y a liberar los corazones de nuestros amigos perdidos.

 

Sora fue tras el captor de sus amigos portal oscuro tras portal oscuro, liberando sus corazones uno por uno. Todos, excepto el de Kairi. En aquel momento, Chip y Chop nos dijeron que el camino a la Necrópolis de llaves espada se había vuelto a abrir.

 

Antes de que pudiéramos ir a buscar a Kairi, el joven Xehanort apareció y nos ofreció un consejo enigmático: Sora estaba utilizando el poder del despertar de manera incorrecta, y pagaría un alto precio por ello. ¿Qué quería decir?.

 

Volvimos al lugar de nuestra derrota, donde Sora se reunió con Kairi en medio de la oscuridad de la Ola infernal Kairi no había cesado de tener fe en Sora, y la luz pura de su interior, uno de los nuevos Siete Corazones, había hecho que el corazón de Sora no desapareciera .Lo tomó de la mano y, juntos, abandonaron la oscuridad y llegaron a un lugar conocido: la Necrópolis de llaves espada, momentos antes de haber sufrido la anterior derrota.

 

Si un corazón de luz retiene el más tenue de los brillos siempre será capaz de alzarse y desterrar la oscuridad, de igual manera que el alba destierra a la noche.

 

Así fue como la consciencia latente de Terra despertó y comenzó a luchar contra Xehanort para recuperar el control de su propio cuerpo. Del mismo modo, el poder de los portadores de la llave espada de antaño se manifestó en ayuda de Sora para vencer a la gran Ola infernal. Donald, Goofy y Yen Sid plantaron cara valientemente a un mar de sincorazón.

 

Las conexiones compartidas entre nuestros corazones se convirtieron en nuestro coraje y nuestra armadura para hacer frente a la batalla en la que saldaríamos las cuentas con la Organización XIII de una vez por todas.

 

Riku había estado combatiendo a solas contra el Riku oscuro, Xigbar y Ansem. Este último se retiró cuando Sora se unió a la batalla.

 

Los dos amigos derrotaron al Riku oscuro, quien seguía insistiendo en que nuestro Riku era el falso. Pero el golpe de gracia fue propinado por un tercer Riku: la réplica que vivía dentro del corazón de Riku. A pesar de que podría haberse apropiado del cuerpo del Rikuk oscuro para sí mismo, la réplica se sacrificó para separar al Riku oscuro de su receptáculo y así poder entregárselo a Naminé.

 

Xigbar también fue derrotado y, con sus últimas palabras, afirmó que él era más que suficientemente digno de portar una llave espada. Con la lucha concluida, Riku partió tras Ansem, mientras que Sora se dirigió a la siguiente batalla.

 

Cuando Sora legó, encontró al Rey luchando a solas contra Marluxia, Larxene, Luxord y Xemnas. Al ver cómo cambiaban las tornas de la batalla, Xemnas se retiró rápidamente, abandonando a sus compañeros de la Organización, que fueron derrotados uno por uno.

 

Luxord, fortalecido por Xemnas, intentó a trapar al Rey en una de sus cartas, y desafíó a Sora a un último juego. Sora no cayó en su trampa y salió victorioso. Con su último aliento, Luxord elogió al joven portador de llave espada. En cuanto a Larxene, afirmó que nunca había estado realmente de parte del maestro Xehanort, sino que había llegado hasta allí siguiendo a alguien más. La derrota de Marluxia pareció avivar su corazón y devolverle los recuerdos de quien solía ser.

 

Se había conseguido otra pequeña victoria. El rey Mickey fue tras Xemnas y Sora siguió adelante para ayudar a los demás.

 

Ventus y Aqua se hallaban inmersos en sus propias batallas: él, contra Vanitas, ella contra Terra-Xehanort. Sora llegó justo a tiempo para igualar las fuerzas.

 

La máscara de Vanitas se quebró, revelando un rostro idéntico al de Sora. Incluso en sus momentos finales, se negó a aceptar la luz, insistiendo en que la misma está definida por la oscuridad.

 

En cuanto a Terra-Xehanort, Aqua y Ventus intentaban tener cuidado de no dañar el cuerpo de su amigo gravemente, pero Terra-Xehanort no daba tregua en su ataque despiadado. Por suerte, sus vínculos de amistad fueron más poderosos. Con voz ronca, Terra logró hablar con su propia voz después de mucho tiempo, y desterró a Xehanort de su cuerpo de una vez por todas. Los tres amigos, extenuados pero completos, celebraron su muy esperado reencuentro mientras Sora seguía adelante hacia la siguiente batalla.

 

Axel y Kairi aún eran novicios con la llave espada y se notaba mientras trataban de luchar contra Xemnas, Saïx y una tercera persona con túnica negra.

 

Justo cuando Xemnas se preparaba para dar final traidor Axel, la misteriosa tercera figura salió en su defensa. Su nombre era Xion y la conexión que ella y Axel compartían fue suficiente para despertar a Roxas en el interior de su cuerpo e invocarlo a este mundo.

 

Sora y los demás se hallaban en una posición ventajosa, pero Xemnas se negó a desaparecer sin más. Tomó a Kairi y desapareció. Roxas y Xion tomaron el lugar de Axel y Kairi en la batalla y ayudaron a Sora a calmar la furia de Saïx. Antes de desaparecer, Saïx consiguió recuperar su amistad con Axel. A pesar del duro golpe que el secuestro de Kairi le supuso a Sora, sabía que tenía que seguir adelante.

 

Con varias batallas luchadas y ganadas, Sora se unió a Riku y al Rey. No tuvieron más elección que enfrentarse a Xehanort en sus varias formas, ya que este había tomado a Kairi de rehén.

 

Mediante una luz u otra, Xehanort estaba decidido a abrir Kingdom Hearts.

 

Sora, Riku y el Rey demostraron un valor tremendo en su victoria sobre Ansem, Xemnas y el joven Xehanort. Pero estos eran precisamente los combates que Xehanort necesitaba para crear la llave espada X. Tan solo necesitaba uno más.

 

Sora asistió horrorizado al momento en que Xehanort abatió a Kairi.

 

Sora y sus amigos sintieron sus corazones rebosar de ira, pero cuando contraatacaron, se completó el enfrentamiento entre las trece oscuridades y las trece luces, y la llave espada X se materializó.

 

Kingdom Hearts estaba impregnado de oscuridad y el mundo comenzó a desmoronarse a nuestro alrededor pero, aun así, los custodios se negaron a darse por vencidos. El rey Mickey explicó que, si se pudiera apartar a Xehanort de Kingdom Hearts, su poder podría contenerse con la llave espada, por un tiempo. Sora se ofreció voluntario para enfrentarse a nuestro archienemigo él mismo.

 

Con Donald y Goofy a su lado, dos amigos leales que habían permanecido a su lado contra viento y marea, Sora saltó hacia Xehanort para enviar al anciano maestro a través de su propio portal.