Eliteguias GUÍAS    TRUCOS    LOGROS / TROFEOS    FORO    COLABORA    BUSCAR

Guía Kingdom Hearts III

Historia

Arendelle

 

 

Nos encontramos en la ladera de una montaña helada, cubierta de nieve. Mientras luchaba contra el frío y contra los sincorazón, Sora vio a una mujer cruzar el mar congelado y encaminarse a la cima de la montaña. Decidimos ir tras ella.

 

Tras presentarse como la reina Elsa de Arendella, sufrimos una emboscada de los sincorazón. Elsa eliminó a un sincorazón con un hechizo de hielo. Fue ese mismo poder, y la posibilidad de acabar hiriendo a alguien con él, lo que la convenció de que debía dejar su reino atrás. Huyó de nosotros y nos pidió que la dejáramos a solas, pero su tristeza y abnegación conmovieron a Sora.

 

Tras aquello, Larxene, miembro de la Organización XIII, apareció e intentó atraparnos en un laberinto invernal. Escapamos y seguimos el rastro de Elsa hasta la Montaña del norte, donde la vimos construir un palacio de hielo magnífico. Pero, de nuevo, Larxene impidió que habláramos con ella. La Organización estaba vigilando a Elsa para ver si se podría convertir en uno de los nuevos Siete Corazones. Con un conjuro, Larxene nos lanzó ladera abajo, donde nos vimos atrapados en una gran avalancha

 

Tras salir de la nieve, conocimos a nuestros nuevos amigos: un muñeco de nieve viviente llamado Olaf; la hermana pequeña de Elsa, Anna, Kristoff, su guía; y Sven, el reno amigo de Kristoff.

 

Anna había venido hasta la montaña para encontrar a Elsa y poner final invierno que afectaba a Arendelle. Le habló a Sora de su infancia y de cómo su hermana y ella habían estado muy unidas, pero habían acabado distanciándose. La elección de Elsa de una vida en soledad le recordó a Sora las acciones pasadas de Riku.

 

Tras el ataque de un grupo de sincorazón, pedimos a Anna y a sus amigos que siguieran hacia el palacio de Elsa mientras nosotros nos encargábamos de la amenaza.

 

Tras ser expulsados del palacio por una enorme criatura de hielo, Anna intentó luchar contra ella, frustrada, lo que desencadenó una avalancha de problemas. Intentamos dar tiempo de huir a Anna a los demás pero, al final, acabamos arrinconados al borde de un precipicio que se derrumbó bajo nuestros pies. Acabar rodando montaña abajo se estaba convirtiendo en algo normal.

 

Sora estaba decidido a habar con Elsa pero, mientras volvíamos al palacio de hielo, vimos a un hombre sospechoso llevándosela a Arendelle. Más adelante nuestro camino se cruzó con el de la criatura de hielo a la que nos habíamos enfrentado antes. Sora se dio cuenta de que también estaba intentando salvar a Elsa, así que unimos fuerzas y nos dirigimos a la ciudad.

 

Kristoff nos contó que Anna también estaba en peligro. Se acababa el tiempo. Kristoff y Sven se adelantaron mientras nosotros intentábamos seguirles el ritmo, cruzando el mar helado gracias a la ayuda de nuestro gélido amigo.

 

Observamos impotentes cómo Anna se lanzó a la defensa de su hermana y acabó convertida en hielo. Un poderoso corazón se formó de la oscuridad que anidaba en el corazón del hombre que las había atacado. Solo hay una forma de detener a los sincorazón, y esa fue nuestra pequeña contribución a la defensa de Arendelle.

 

Tras la batalla, vimos embelesados cómo Anna se derretía. Fue su acto abnegado de amor verdadero por su hermana lo que rompió el hechizo. Elsa, a su vez, se dio cuenta de que podía controlar su magia gracias a ese mismo amor. Las hermanas demostraron ser dos de los nueve Siete Corazones.

 

Aún no teníamos a nuestros siete custodios, pero Larxene dijo que la Organización estaba lista para el enfrentamiento final. La felicidad de Elsa y Anna duraría poco si no completábamos nuestras filas pronto.